En la página web de Heliosar utilizamos cookies de análisis, a partir de Google Analytics, para evaluar su navegación y la del conjunto de usuarios a fin de mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, entenderemos que acepta su uso.

 

MTO: Desde Asclepios hasta la HomeoSpagyria

Para hallar el origen de la Medicina Tradicional de Occidente (MTO), debemos dirigir nuestros pasos hacía el mundo helénico, cuya mitología reconoce a Asclepios como el dios de la Medicina, atribuyéndole una práctica de la sanación que, por primera vez, iba más allá de lo meramente físico u orgánico.

La influencia de Asclepios y sus seguidores, los asclepiades, en el ejercicio de la MTO pervivió durante siglos, aunque sus postulados han sido matizados, recodificados y actualizados por diferentes autores hasta llegar a nuestros días.

En este recorrido, cabe reseñar, en primer lugar, Hipócrates, padre de la Medicina Occidental y figura clave de la Medicina Tradicional de Occidente, quien en el siglo V a. de C. distinguió dos métodos para conseguir la curación de personas enfermas:

  • Método de los Contrarios: Contraria contrariis curantur. Mantiene que lo contrario se cura con lo contrario, pero entendiendo esos contrarios no desde un punto de vista farmacológico, como lo haría posteriormente la Alopatía, sino como modos de actuar y comportarse: Sobreesfuerzo-descanso, hambre-alimentación o sed-bebida.
  • Método de los Semejantes: Similia similibus curantur. Inspirador de la MTO, señala que el medicamento que tomado en dosis tóxicas reproduce el cuadro clínico de la enfermedad, sería capaz de estimular los mecanismos de curación si se administrara en concentraciones bajas.

Para Hipócrates, toda actuación médica debía estar orientada al establecimiento de un tratamiento que abarcara a la totalidad del ser humano, tanto en su esfera física como psíquica y en su relación con el entorno, pero individualizando siempre el proceso.

El planteamiento hipocrático se mantuvo inmutable durante siglos, pero con la aparición y relevancia de Claudio Galeno (138-201 d.C.), defensor del Método de los Contrarios, la Medicina Tradicional de Occidente entró en una fase de estancamiento que se prolongó durante los casi mil años que duró la Edad Media, con su consiguiente debilitamiento.

Ya en el Renacimiento, Philippus Aureolus Treofastus Bombastus von Hohenheim, más conocido como Paracelso (1493-1541), encabezó la primera llamada a la Tradición médica de Occidente. Retomando la herencia hipocrática, rompió con los postulados galénicos y reivindicó de forma sistemática el uso de los semejantes. También contribuyó decisivamente a trazar un paralelismo entre los procesos individuales y los que tienen lugar en la naturaleza, estableciendo un estudio comparativo de la relación del hombre (microcosmos), tanto en su estado de salud como de enfermedad, con el mundo exterior (macrocosmos).

Paracelso ha sido considerado como el precursor de la farmacología actual, así como de la aplicación de la química de la naturaleza (alquimia) a la elaboración de los medicamentos, una práctica que él mismo denominó Spagyria. Además, recuperó de Hipócrates para la Medicina el concepto de drenaje, es decir, de la necesidad de eliminar los residuos tóxicos del organismo.

Más tarde, en el siglo XVIII, Samuel Hahnemann tomó parte de la doctrina paracélsica y, asumiendo los principios de Similitud, Individualización e Infinitesimalidad, codificó un nuevo sistema terapéutico, la Homeopatía, que, sin embargo, dejaba de lado otros postulados defendidos por la Medicina Tradicional de Occidente.

Después de Hahnemann, otros autores han reformulado el concepto de Homeopatía, incorporando, entre otros, los principios de Identidad, Arndt-Schulz, Hering y Kent.

Hoy, existe un creciente interés por parte de la población y los profesionales de la salud por las medicinas de Tradición, lo que ha supuesto el auge de sistemas terapéuticos menos convencionales y alejados de ese paradigma mecanicista que impide ver y tratar al hombre como un todo indivisible. Es el caso de la HomeoSpagyria, puesta a punto por el Dr. Juan Carlos Avilés.

Área Profesional